Sin categoría

Acercándonos al Sexo Anal

Con los años, el sexo y la práctica de nuevas tendencias han dejado de ser tabú en la mayoría de las culturas. Sin embargo, la práctica del sexo anal aún no ha sido aceptada por completo en la sociedad.

Antes se pensaba que era un acto homosexual o que las parejas simplemente lo practicaban para protegerse de un embarazo a temprana edad. No obstante, hoy en día, gracias a la facilidad para practicarlo, se ha vuelto popular entre las parejas.

Si bien es cierto, a través del ano no se puede obtener un orgasmo, pero si se puede combinar el acto sexual con turbación vaginal conjunta a esta penetración. Lo importante es que ambos estén de acuerdo con esta práctica. Aunque nuestro organismo no esté hecho para el sexo anal, se puede ir acondicionando poco a poco y hacer que la pareja disfrute plenamente de este acto.

Consejos para Practicarlo

  • El hombre debe de llevar a la mujer a un punto en el que ella esté totalmente relajada. Así, todos sus músculos anales estarán lo más sueltos posibles y logrará sentir la menor cantidad dolor posible. El dolor en el sexo anal se siente debido a que la mujer no está aún preparada para ser penetrada.
  • Se debe de llegar a un punto máximo de excitación, donde la mujer se encuentre prácticamente a punto de llegar al orgasmo. Ese es el momento donde se debe penetrar y seguir masturbando su vagina.
  • Los juegos previos son sumamente importantes. Desde un masaje erótico hasta un juego más rudo, es totalmente recomendable antes de empezar a buscar el coito.
  • No hay una posición específica que se deba usar; simplemente se debe experimentar. El famoso misionero o la posición del perrito, pueden resultar excelentes. Sin embargo, es cuestión de que la pareja decida cual les gusta más.
  • Es sumamente importante que el ano, el pene y/o los dedos estén totalmente lubricados, ya que el ano no se auto-lubrica como la vagina. Además de esto, la utilización del condón es esencial para evitar el contagio de bacterias. Siempre tomar en cuenta que luego de penetrar el ano, no se puede penetrar la vagina sin antes haberlo lavado.
  • Por último, es muy importante acotar que la confianza y seguridad que tenga la pareja hará que este acto sea totalmente exitoso y placentero para ambos. Atrévete y disfruta plenamente.
Compartir